La población mundial alcanzó los 7.300 millones de personas, lo que significa que, en 12 años, el número de personas en el mundo ha aumentado en 1.000 millones.

Este crecimiento tan drástico se ha producido en gran medida por el aumento del número de personas que sobreviven hasta llegar a la edad reproductiva y ha venido acompañado de grandes cambios en las tasas de fecundidad, lo que ha aumentado los procesos de urbanización y los movimientos migratorios.

  • Un 60% de la población mundial vive en Asia (4.400 millones)
  • Un 16% en África (1.200 millones)
  • Un 10% en Europa (738 millones)
  • Un 9% en Latinoamérica y el Caribe (634 millones)
  • El 5% restante en América del Norte (358 millones) y Oceanía (39 millones).
  • China (1.400 millones) e India (1.300 millones) continúan siendo los países con mayor población. Ambos cuentan con más de 1.000 millones de personas y representan el 19% y 18% de la población mundial respectivamente.

África, es el continente que más rápido crece ,se prevé que más de la mitad del crecimiento demográfico mundial desde hoy hasta 2050 tenga lugar en este continente , que cuenta con la tasa de crecimiento demográfico más alta en sus principales regiones, la cual aumenta a un ritmo del 2,55% anual

Está previsto que Asia se convierta en el segundo continente que más contribuya al crecimiento de la población mundial, con una aportación de 900 millones de personas entre 2015 y 2050.

La rápida urbanización actual ejerce presión sobre la vivienda y el uso del suelo.

Para el 2030, cerca de 3 billones de personas o el 40% de la población del mundo necesitarán tener acceso a viviendas, infraestructura básica y a otros servicios tales como sistemas de acueducto y saneamiento.

Desafortunadamente, y especialmente en países en vías de desarrollo, el suministro es limitado debido a sistemas de gobernanza inadecuados, deficiencias en recursos humanos e instituciones y reglamentaciones obsoletas que no cuentan con suficientes facultades o que no están bien informados.

África subsahariana, por ejemplo, cuenta con 199,5 millones de personas que residen en asentamientos precarios; Asia meridional, por su parte, cuenta con 190,7 millones, Asia oriental con 189,6 millones, Latinoamérica y el Caribe con 110,7 millones y Asia sudoriental con 88,9 millones, seguida por Asia occidental con 35 millones y finalmente África del norte con 11,8 millones. Los tugurios con una clara manifestación de la mala planificación y administración del sector urbano y, en particular, del mal funcionamiento del sector encargado de la vivienda. Diariamente, 120.000 personas adicionales se suman a la población de las ciudades asiáticas, lo que requiere la construcción de al menos 20.000 nuevas viviendas e infraestructura de apoyo. En Latinoamérica y el Caribe estas cifras se estiman alrededor de 42 y 52 millones de viviendas. En África, se calcula alrededor de cuatro millones de viviendas anuales, de los cuales el 60% de la demanda corresponde a la población urbana.

La vivienda es una de las condiciones sociales básicas que determinan la igualdad y la calidad de vida de personas y ciudades.

El mejoramiento de las viviendas y los asentamientos precarios contribuirá a reducir la desigualdad social y a mejorar la seguridad urbana a través de su impacto social y espacial. De hecho, las ciudades inteligentes y productivas del futuro serán aquellas donde los asentamientos precarios se conviertan en barrios vibrantes que se integran completamente a los tejidos de las ciudades y a los sistemas de administración urbana, en lugar de continuar siendo grandes islas de informalidad, exclusión social, falta de viviendas y subdesarrollo. El mejoramiento físico de los asentamientos precarios, junto con las redes en las calles y la infraestructura mejorada cobran sentido social y económico.

En consecuencia, las ciudades necesitan mejorar las condiciones de las viviendas en los barrios marginales. Para lograrlo, se puede convertir la participación local en un instrumento poderoso para movilizar a las comunidades de bajos recursos según asuntos de planeación, gestión y gobernanza en los barrios de la ciudad, siempre que su participación sea significativa, les de poder y mejore su vida cotidiana.
FNT. – DOC.FAO// DOC A+D