El mundo está siendo testigo del mayor número de desplazamientos de los que se tienen constancia.

Una cantidad sin precedentes de 65,6 millones de personas en todo el mundo se han visto obligadas a abandonar sus hogares a causa del conflicto y la persecución a finales de 2016.

Entre ellas, hay casi 22,5 millones de refugiados, de los cuales más de la mitad son menores de 18 años. Además, hay más de 10 millones de personas apátridas a las que se les ha negado una nacionalidad y el acceso a derechos fundamentales, como la educación, sanidad, empleo y libertad de circulación.

En un mundo donde casi 20 personas se ven obligadas a desplazarse cada minuto a causa de conflictos o persecuciones, el trabajo de las organizaciones internacionales es más importante que nunca.

NO ABANDONEMOS  un problema global humano, en el que todos tenemos algo que decir.

FNT. – DOC.FAO// DOC A+D